Saltar al contenido
Tienda Online de Productos de costura

Pátina azul sobre cobre

El color juega un papel importante en la estética del diseño.  Hay muchas maneras de añadir color a los trabajos de joyería, la aplicación de pátinas es uno de los métodos más sencillos, ya que requiere muy poco equipo o algún tipo de gasto.  El cobre toma una pátina especialmente bien. Cada metal tiene su propia personalidad; me gusta pensar en el cobre como un hombre viejo, apestoso, sucio, borracho, sin hogar; si has trabajado con él, entiendes por qué.  Debido a que el cobre es un metal tan sucio que le gusta oxidar, en términos sencillos: póngalo al lado de un producto químico y reaccionará cambiando de color.  Este proceso se llama Patinación.
Hay cientos de Recetas de Patina Química; muchas de ellas requieren productos químicos caros, difíciles de encontrar y potencialmente peligrosos, todo lo que me gusta evitar siempre que sea posible.  En cambio, mis pátinas favoritas están hechas por químicos domésticos más comunes.  Mi pátina doméstica favorita actual, es un azul brillante hecho por el uso:

1. Amoniaco transparente (se encuentra en el pasillo de limpieza de su supermercado local)
2. Sal de mesa
3. Agua

Paso 1: Creación de una cámara de humos

Imagen de cómo hacer una cámara de humos

Primero tendrá que construir una cámara de humo.  Encuentre un recipiente de plástico con tapa (si es posible transparente), lo suficientemente grande como para contener el cobre.  El cobre tendrá que ser suspendido en el contenedor; taladre o haga agujeros en los lados del contenedor lo suficientemente grandes como para deslizar un poco de alambre a través de él (cualquier tipo de alambre servirá).  Dependiendo de lo que quieras patinar, tendrás que personalizar el mecanismo de colgado; utilicé dos alambres para sostener la lámina uniformemente.

En la parte inferior de la cámara de humos, coloque un trozo de toalla de papel.  Gotear un poco de amoníaco sobre él; lo quiere húmedo pero no lo remoje. Advertencia – la inhalación de vapores de amoníaco puede ser perjudicial.

La cámara de humos ya está lista para su uso.

Paso 2: Preparación del cobre

Picture of Preparing the Copper

Es esencial que el cobre esté libre de óxidos, grasa y suciedad; de lo contrario, la pátina no funcionará.  Hay muchas maneras de preparar el metal para la patinación.  En el caso de mi simple flor, el esmerilado con grano 220 es suficiente.  Otros métodos que funcionan: fregar con una mezcla anterior de polvo de piedra pómez y agua o calentar y decapar, seguido de una limpieza con agua y jabón; también funcionará. Cualquiera que sea el método que elija, maneje siempre con cuidado durante y después; sujete por los bordes para no transferir la grasa de sus dedos.

Paso 3: Añadir agua y sal de mesa

Imagen de Añadir Agua y Sal de Mesa

Ponga el Cobre bajo el agua y rocíe una pequeña cantidad de sal de mesa en el lado o los lados que desee patinar.  La pátina resultante variará dependiendo de la cantidad de sal que use; experimente un poco y vea cuáles son los resultados.

Paso 4: Pasar por las etapas

Picture of Going Through the Stages Fotografía del paso por las etapas Fotografía del paso por las etapas

Coloque cuidadosamente el cobre en la cámara de humos y cierre la tapa; de nuevo evite tocar el cobre, sosténgalo sólo por los bordes.  Su pátina se termina cuando usted está contento con el color; puede tomar una hora o dos o un día o dos.

Paso 5: Sellar la pátina

Imagen de sellado de la pátina

Una vez que esté satisfecho con la pátina, retire el cobre de la cámara de humos.  La pátina será muy frágil, por lo que se debe manipular con delicadeza. Deje que se seque completamente.  La mayoría de las pátinas son un tratamiento de superficie que puede ser frotado y debe ser sellado con una laca o cera de algún tipo. Mi favorito es Pro-craft Lacquer (disponible en la mayoría de las tiendas de artículos de joyería), aplicado en 4 o 5 capas delgadas. Advertencia – Cuando utilice lacas, tenga siempre una ventilación adecuada; los humos pueden ser nocivos.