Saltar al contenido
Tienda Online de Productos de costura

Dedales de costura

Hay un refrán muy conocido: “costurera sin dedal, cose poco y lo hace mal”, y es que resulta inimaginable el mundo de la costura sin este elemento, ya que en que cada momento alguien se pincharía un dedo con una aguja por no tenerlo protegido. El dedal se hizo para facilitarle la vida a muchos costureros.

Los dedales de costura más baratos por menos de 5 euros

Las mejores dedales de costura por más de 5 euros

De dónde proviene el dedal

A ciencia cierta no sabe cuándo fue diseñado este sencillo instrumento, pero lo cierto es que ha sido encontrado en antiguas tumbas egipcias, hecho en cuero, y aunque no se tiene mucha más información, se sabe que desde hace muchos siglos ha sido parte de los elementos básicos de la costura.

El dedal es un pequeño cubo o cubilete hueco, ideal para poder empujar la aguja sin lastimarse la piel. Normalmente es usado o en el dedo medio o en el anular.

Antiguamente, esta herramienta estaba hecha en cuero, marfil, hueso y hasta bronce. Según algunas investigaciones, para el siglo XVIII, este instrumento era considerado un regalo muy valioso que le ofrecían los jóvenes de la nobleza a sus novias.

Cómo elegir un dedal

La clave para aprender a amar el uso de un dedal es encontrar uno que te quede bien. Hay muchos tipos y tamaños diferentes!

Encontrar el dedal perfecto para tí será una decisión personal. Lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. Para algunos, la búsqueda es breve, pero para otros puede tomar algún esfuerzo antes de encontrar una buena solución.

Encontrar el ajuste adecuado

Aunque existen variedades especiales, la mayoría de los dedales utilizados para la confección de prendas se usan en el dedo medio de la mano dominante. Aunque el tipo de dedal que prefiera puede evolucionar o cambiar, la necesidad de un buen ajuste seguirá siendo constante.

Querrás encontrar un dedal que no esté demasiado apretado ni demasiado suelto. Para comprobar si encaja bien, pruebe con un dedal en el dedo corazón de su mano de costura. Sujete la mano a un lado y mueva los dedos. Si se mantiene en su sitio y no se siente muy apretado, ¡has encontrado un buen candidato! Llévalo puesto y haz otras cosas durante 15 minutos más o menos. Tu dedal debe permanecer puesto y sentirse lo suficientemente cómodo como para que no te des cuenta de que está ahí. A menudo olvido que llevo el mío.

Encontrar tu estilo

Cuando la profesorora de la escuela superior me dijo que no habría excepciones, primero probé unos dedales de metal tradicionales. Como principiante, no podía encontrar uno que me quedara bien o que me pareciese adecuado.

Luego, probé un dedal de cuero. Para mí, esta era la herramienta que necesitaba para convertirme en una persona que usa dedales! Mi primer dedal era de cuero y tenía un oso panda. Lo usé tanto que se le quitó la mayor parte de la cara, ¡así que lo dibujé varias veces! Este dedal está hecho casi completamente de cuero suave, pero también tiene un pequeño disco de metal en su interior para proteger la almohadilla de su dedo al coser.

Eventualmente, pasé a ser un ágil dedal. Mientras que todavía era un dedal de cuero con un disco de metal escondido, era un poco más resistente que mi amigo panda. Los dedales ágiles vienen en tamaños pequeños, medianos y grandes y son generalmente lo que recomiendo como ‘dedal inicial’. El cuero puede sentirse mucho más natural que el metal y se adaptará a su dedo con el uso. Hay muchas variedades de dedales de cuero e incluso puedes hacer los tuyos propios para un ajuste personalizado.

Cuando empecé a trabajar como profesora cosiendo a mano muchos materiales pesados todos los días, me cambié a este dedal de metal. Estoy enamorada de estos tipos de dedales. No sólo lo encuentro hermosos, sino que también encaja perfectamente y hace que coser a mano sea una tarea que me encanta.

Los dedales de metal también vienen en muchas variedades y tamaños (incluyendo los que tienen la parte superior abierta). Puesto que son tan robustos, los dedales metálicos antiguos son a menudo tan buenos o mejores que los nuevos.

También puede probar con dedales de plástico. Son un poco más rígidos que un dedal de cuero, pero un poco menos rígidos que uno de metal.

El mundo del dedal

Como ya se dijo, lo dedales no son un descubrimiento reciente. Sin embargo, al igual que todo lo que evoluciona con el paso de los años, el dedal ha experimentado modificaciones para hacerse más útil y cómodo.

A continuación, algunos de los más utilizados:

De silicona con punta de metal

Es uno de los más solicitados. Es seguro por la comodidad y a la vez proporciona suavidad, como lo dice su nombre es un diseño de cuerpo de suave de silicona y la punta dura del metal ideal para empujar la aguja.

De plástico duro

Sin tener la cabeza de metal, pero tan resistente como si la tuviera. Es suave para disminuir el roce contra la piel. Algunos aseguran que por ser tan ligero es el más cómodo.

De metal

El más común, el que usaban antiguamente las abuelitas, hecho todo de metal, generalmente latón, y con pequeñas hendiduras ideales para poder posicionar la aguja, así no se resbala. Es uno de los más usados.

Para la punta del dedo

El ideal para quienes tienen las uñas largas, pues deja libre la parte superior del dedo, solo protege la yema. También se fabrica en metal y en plástico.

Existen en el mercado muchos más modelos, ideales para proteger la sensibilidad de los dedos, y todos permiten también un mejor manejo de la aguja al momento de coser.